Franciscaaguirre1
Franciscaaguirre1
Owen Muñoz, vicepresidente del Ateneo de Alcázar de San Juan | Los Lectores 15/04/2019
Banner
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Hoy...

¡Se ha muerto Francisca Aguirre!

Y de pronto la vida se explica de otro modo. Como decía en su Pavana del desasosiego, dedicada a su marido Félix Grande.

…Y de pronto este Ateneo de Alcázar se ha quedado un poco huérfano.

Para nosotros, los ateneístas alcazareños, y para mucha gente, ella era: Paca. Una mujer entera y entrañable con un gran corazón, en el que nos consta que nos tenía un hueco reservado desde hace tiempo.

El pasado mes de marzo no pudo venir al recital del Día de la Mujer, que le dedicamos, y al que la habíamos invitado. Su salud ya no estaba demasiado bien y se excusó, en su nombre, su hija Guadalupe.

En cambio, sí que nos acompañó cuando en el Círculo de los Cipreses, allá por el año 2011, homenajeamos a Félix Grande. También al año siguiente, el 2012, en el que la homenajeada fue ella misma en el mismo escenario del Círculo de los Cipreses.

Volví a verla, junto a su hija Guadalupe, en el Salón de Plenos de Tomelloso, en el entierro de Félix…

Hoy, ése mar donde llorar a mares sin que nadie lo note, que ella necesitaba tanto, estará más triste, más seco, …más azul; igual que este cielo manchego, este otro azul que la acogerá en su regazo de tierra y la acunará por los siglos junto a Félix.

Hoy, el pedazo de hilo que aún guardo en el bolsillo tejerá mis recuerdos, junto a los de Paca, en el tapiz del papel imaginándomela viendo, por fin, a su Antonio Machado para decirle: “Yo llegué a la misma frontera al mismo tiempo que tú, …pero en distinto tiempo”.

Hoy recordará, junto a su Félix, aquella “tienda verde” de su “Nana de los libros viejos” donde adquirió el más mágico de los títulos universitarios.

Hoy, al partir, y para enseñárselo, tal vez se haya llevado con ella aquel poema que escribí a Félix el día de su entierro, y que Paca me contó haber guardado junto a los papeles del abuelo Palancas.

Hoy, sus manos, aquellas “dos lagartijas” a quienes consiguió acercar, aunque fuese de manera fugaz, se han juntado para siempre en su regazo, sujetando aquellas flores mustias que, un día, se durmieron mansamente entre sus manos.

Hoy, mis ojos, y los de mucha otra gente, han vertido una lágrima por Paca, porque “uno de los pocos consuelos que tenemos son las lágrimas”.

Hoy, los jazmines volverán a cantarle “que ya todos los ríos han dado por fin con el mar”.

…Hoy, desde este Ateneo que te quiso, que te quiere, te decimos: “¡Hasta siempre Paca!”.

Owen Muñoz.
-Vicepresidente del Ateneo de Alcázar de San Juan-



Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
También te puede interesar 
 
Anun tman polo 716x100
Miss16