Paula Fernández Pareja | Los Lectores 06/11/2019
Manchainfo706x100b
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El 10 de Noviembre tenemos que volver a las urnas, y dejando de lado de quién es la responsabilidad del bloqueo que ha impedido a Pedro Sánchez formar un gobierno progresista y, nos ha llevado a los y las españolas a tener que vivir un tiempo más con unos presupuestos prorrogados que impiden poner en marcha políticas sociales tan necesarias para mejorar la calidad de vida de quien más lo necesita y, empezar a revertir de forma eficaz los efectos de una crisis que todos sabemos que se cebó con los más débiles, es el momento de analizar algunas diferencias sustanciales entre las propuestas de unos y otros.

Son muchos los temas que nos diferencian, pero hay uno, especialmente importante, que es el del mantenimiento de los servicios públicos y la forma de financiarlos.

En periodo electoral puede ser tabú explicar de verdad por qué hace falta pagar impuestos si se quiere tener un Estado de bienestar que se tiene que financiar, obviamente, a través de los impuestos y cuando, hablo de Estado de bienestar estoy hablando de una buena sanidad pública, con profesionales bien retribuidos, con hospitales bien dotados de infraestructuras y medios tecnológico, estoy hablando de educación que ofrezca igualdad de oportunidades para todos y todas, hablo de cultura y, como no, hablo, también, de nuestras pensiones, estoy hablando de servicios públicos de calidad, atendidos por funcionarios bien formados ,y en número suficiente para mantener esos servicios; si comparamos España con nuestros vecinos del norte, comprobaremos que en los países europeos con las economías más competitivas, como Dinamarca, Suecia o Finlandia, el porcentaje de funcionarios sobre la población activa es del 26% en el primer caso, de 22% en el segundo y de 19% en el tercero. En España, el número de empleados públicos es apenas del 13%: En nuestro país, hay 6,5 funcionarios por cada cien habitantes.

Asistimos el lunes a un debate donde se puso claramente que hay dos modelos de entender lo público, la derecha prometía bajar impuestos aunque ya sabemos que cuando gobierna no lo hace, Rajoy los subió el primer año de su mandato y, en Andalucía el gobierno de las tres derechas ha bajado los impuestos sólo a los más ricos igual que en Madrid.

El tan mencionado impuesto de sucesiones será bonificado en Andalucía por el gobierno del PP, Ciudadanos y Vox, a las herencias de más de un millón de euros, ¿Quién hereda en este país más de un millón de euros? Y, serán las rentas más altas, de más de 120.000 euros anuales las que verán rebajado el tipo del IRPF, y ¿qué suponen estas dos medidas para los presupuestos andaluces? Pues muy sencillo que se dejarán de recaudar más de 235 millones de euros en esta legislatura que ya están teniendo un impacto directo en la vida diaria de los andaluces, en pocos meses ya es notorio el deterioro en los hospitales, la falta de inversiones en los colegios, y el presupuesto dedicado a la atención de las mujeres en riesgo de agresión.

Para mantener el estado de bienestar, cosa que a la derecha no le interesa, porque ellos son muy fans de las privatizaciones y de desviar lo público a manos privadas , la carga impositiva tiene que aumentar, pero no a las rentas más bajas y a las clases medias sino a las grandes fortunas y a las grandes empresas.

Y, si bajamos de lo general a lo local, mantener los servicios públicos en nuestro municipio, también, necesita recursos, recursos para garantizar el funcionamiento de los colegios, recursos para hacer frente al incremento de los gastos fijos de funcionamiento de todos los servicios municipales, recursos para poner en marcha iniciativas de promoción económica que nos permitan captación de empresas y creación de empleo de calidad. Y, mientras esto se produce, recursos para poner en marcha planes de empleo que ayuden a los que más lo necesitan.

Las subidas de los impuestos locales son siempre “inoportunas”, congelarlos es la medida más fácil, pero si queremos despegar y conseguir los objetivos de crecimiento para nuestra ciudad, quizás sea imprescindible, aunque no sea la medida más popular, abordar una subida que al final redunde en beneficio de todos los ciudadanos.

Es probable que después de leer este artículo, algunos militantes de la derecha me califiquen de “una de esas fieles” que están orgullosas de pagar impuestos, pues sí, estoy orgullosa de que mis impuestos sirvan para mejorar la calidad de vida de los que menos tienen.

Paula Fernández Pareja


Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
También te puede interesar 
 
A3 septiembre red talleres manchegos 716x100 noria
loading...