728x90
Portada
Portada
manchainformacion.com | Salud & Nutrición 28/11/2019
Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La mayoría de nuestras actividades, movimientos y respuestas físicas y mentales están relacionadas en mayor o menor medida con el sistema visual La visión es fundamental en la adquisición de la educación y cultura, e imprescindible para actividades cotidianas como conducir, leer, escribir… De un sistema visual eficaz dependen nuestros éxitos personales, nuestra calidad de vida y sobre todo nuestra seguridad y autoconfianza. Una buena visión es la que nos permite desarrollar una gran cantidad de actividades individuales como trabajar, conducir, hacer deporte, de una manera eficaz y confortable.

Por ello, al igual que cuidamos nuestra salud general debemos cuidar nuestra salud visual. El ojo está formado por tejido vivo y requiere elementos nutritivos para su perfecto funcionamiento, lo que significa que los alimentos que tomamos influyen en nuestra salud visual.
Entre las alteraciones que puede sufrir la visión las más conocidas son las anomalías refractivas: miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Anomalías de la visión en la infancia

Es muy importante tener conciencia tanto padres como educadores de la detección precoz de las deficiencias en la visión. Las anomalías visuales más comunes en la infancia son la hipermetropía, miopía y astigmatismo, pudiendo ser causa de un bajo rendimiento en los primeros años de la enseñanza. Por ello, cuando un niño presente síntomas como dolor de cabeza, visión doble o borrosa, movimientos de cabeza al leer, parpadeo, picor o escozor de ojos, se acerca demasiado al libro o al televisor es recomendable acudir al óptico-optometrista.

Tenemos que hacerle un adecuado estudio de su función visual tanto en el plano de lejos como en el de cerca. No hay que olvidar que en el plano de cerca, un estudiante es donde realiza el mayor esfuerzo durante un gran número de horas al día.
Resolver el bajo rendimiento escolar causado por un problema visual pasa por la coordinación de padres, profesores y especialistas en la importancia de una detección precoz y un buen diseño de aulas atendiendo a consejos prácticos de ergonomía visual.



Anomalías de la visión en adultos

Según los últimos informes, en España hay diez millones de personas con miopía, seis con hipermetropía y dieciséis millones con presbicia. Cifras que van en aumento como consecuencia del uso masivo de móviles, tablet u ordenadores.

La presbicia o vista cansada es un defecto visual que comienza cuando se llega a una determinada edad, aproximadamente los 42 años, por lo que tarde o temprano todos seremos présbitas. Científicamente es un estado refractivo donde la capacidad de enfoque del ojo se muestra insuficiente para realizar cualquier actividad en visión próxima, como leer, coser, escribir… La explicación orgánica es que al llegar a una determinada edad la cápsula que rodea al cristalino aumenta de espesor y decrece su elasticidad.
Los principales síntomas son la imposibilidad de realizar trabajos prolongados en cerca, alejarse de la lectura, emborronamiento de imágenes, fatiga ocular, dificultad en la detección de pequeños detalles…
Cuando todo esto ocurre es importante acudir al especialista y no utilizar gafas montadas, ya que éstas no van alineadas con los centros ópticos de cada persona, por lo que su uso excesivo puede provocar fatiga ocular.

Miopía. Es una anomalía que dificulta la visión de lejos. Suele aparecer entre los 6 y los 16 años, ya que en esta edad la demanda de la visión de cerca en el período escolar es superior a la capacidad visual.
La miopía suele desarrollarse en niños en edad escolar, ya que su sistema visual no puede soportar el esfuerzo que le exige su trabajo en visión próxima por lo que pierde agudeza visual de lejos con tendencia a guiñar los ojos para enfocar imágenes.
La miopía es una anomalía de índice refractivo por eso no se cura sino que se compensa con gafas graduadas, lentes de contacto o entrenamiento visual.

Hipermetropía. Los hipermétropes pueden enfocar imágenes u objetos encontrados a distancias medias o lejanas a costa de un esfuerzo acomodativo. Tienen mayor dificultad al enfocar en trabajos en cerca por lo que una persona hipermétrope no tiene por qué tener una buena visión de lejos y borrosa de cerca, ya que puede darse el caso de conservar una acomodación suficiente para mantener una visión nítida a cualquier distancia.
En líneas generales un hipermétrope manifiesta trastornos como dolores de cabeza, fatiga ocular, pereza a la lectura, picor, escozor y enrojecimiento de ojos.
La hipermetropía es un defecto visual que dependiendo de la persona y de su actividad puede detectarse o no. La hipermetropía si no es demasiado elevada sólo puede ser detectada y evaluada después de un completo examen visual realizada por el óptico-optometrista y se puede corregir con gafas graduadas y lentes de contacto.
En el momento de nuestro nacimiento la mayoría de los bebés son hipermétropes, y esta hipermetropía va disminuyendo con el crecimiento del globo ocular. El desarrollo del sistema visual termina a los 7-8 años.

Astigmatismo. Es una condición refractiva de nuestro sistema visual en la que la focalización se produce en planos distintos. La persona con astigmatismo, su córnea es como medio balón de rugby, es decir, el eje horizontal es de diferente medida al eje vertical. En cambio en la persona que no tiene astigmatismo, la córnea es como medio balón de fútbol. El astigmatismo puede ser de córnea y de cristalino. El más frecuente es el corneal. Suele ser de nacimiento y varía poco a lo largo de la vida.
Los síntomas más comunes suelen ser molestias en la nuca, mala agudeza visual de lejos y de cera, picor y enrojecimiento y dolores de cabeza, nuca y frente. Los astigmatismos puedes provocar cefaleas generalmente frontales, que desaparecen al utilizar unas gafas o lentes de contacto adecuadas.



Manchainfo706x100a
También te puede interesar 
 
loading...